Vodafone advierte de que puede abandonar Londres tras el Brexit

vodafone-4.jpg

La empresa de telefonía móvil Vodafone advirtió hoy de que puede dejar su sede central en Londres dependiendo del resultado de las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Brexit.

En un comunicado, la empresa consideró importante retener el acceso “al libre movimiento de personas, capital y mercancías” porque le ha ayudado a impulsar su crecimiento.

“No es posible sacar ninguna conclusión firme sobre la ubicación a largo plazo de la sede el grupo”, afirma la operadora en un comunicado, en el que destaca las ventajas que representa para Reino Unido y su negocio en el país la pertenencia al club de los Veintiocho.

En este sentido, la operadora indica que continuará evaluando la situación y afirma que tomará “cualquier decisión que sea la apropiada” para los intereses de sus clientes, sus accionistas y sus empleados.

Vodafone destaca que la gran mayoría de sus 462 millones de clientes, 108.000 empleados y 15.000 proveedores están fuera de Reino Unido y remarca que su negocio europeo, excluyendo Reino Unido, representó el 55% del Ebitda del grupo en el ejercicio 2015-2016, frente al 11% que correspondía al negocio británico.

El mercado único digital, una oportunidad

La operadora subraya que la pertenencia de Reino Unido ha sido un “importante factor de crecimiento” para el grupo y asegura que la libre circulación de personas, capitales y bienes es clave para cualquier negocio paneuropeo, al igual que un único marco legal para todos los estados miembros.

En esta línea, agrega que el acceso al mercado único digital europeo que se está diseñando supone “una oportunidad significativa” para Reino Unido, a quien considera una de las economías digitales líderes a nivel global. Sin embargo, Vodafone incide en que sigue sin estar claro en este momento cuántos de estos aspectos positivos se mantendrán una vez que que se haya completado el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Asimismo, explica que mientras se aclara el escenario, y para preservar la capacidad del grupo de interactuar de forma eficaz con las instituciones europeas en el futuro, fortalecerá sus actividades de política pública y regulatoria en Bruselas, garantizando así que su negocio europeo sigue estando “adecuadamente representado”.

Respecto a su negocio en el Reino Unido, recuerda que sus divisiones regionales se adaptan a las condiciones locales y reitera su compromiso de seguir apoyando a los clientes de Reino Unido. Además, asegura que continuará invirtiendo en su negocio en el país en el futuro.

La empresa hizo esta advertencia sobre el futuro después de que el Reino Unido votase a favor de la salida de la UE en el referéndum celebrado el pasado jueves. Para iniciar la ruptura con la UE, el Reino Unido tiene que invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece un periodo de dos años para iniciar las negociaciones sobre los términos de la nueva relación entre las dos partes.

Fuente:El economista